Cielo 1/2

Amir Hamed

Autor: Amir Hamed

Título: Cielo 1/2

Género: Novela

ISBN: 978—9974-8390-0-7

Hace medio siglo, cuando se tuvo noticias del desvanecimiento de la Galaxia Gutemberg, la escritura (y una de sus tradiciones más poderosas: la literatura) fue interpelada por una especie de sacudimiento epistemológico. Sin embargo, hubo quienes no pudieron o no quisieron darse cuenta de aquel apocalipsis, generando así una inercia crepuscular, de la que sólo puede esperarse la proliferación indiferenciada, la reproducción más o menos eficiente del sentido común. Amir Hamed siempre ha sabido que el único modo de intervenir en este encandilamiento melancólico es la irrupción. Aquí está, entonces, Cielo ½. Su centro es la compleja interioridad de un sujeto, una inteligencia abigarrada y radiante hacia la cual convergen mitologías exorbitadas, fragmentos dispersos de civilización, que comparecen para volver a articularse de un modo novedoso y generar el esplendor del sentido. Estamos ante un hipertexto incalculable, ante un gran relato que viene a arrancarnos del crepúsculo zombi de la literatura.

Gustavo Espinosa

¿Qué es esto que fascina y parece finalmente haber conciliado al individuo en disolución y a la historia en retirada? Un insólito poder de reunión. Una densidad como de raíces que terminan en una máscara perfecta. Es decir: una extraordinaria fusión de individualidad y género literario. Un travelogue y una variante, lejos, de las antigüedades, pero donde el viaje es el polvo del origen y lo que se termina evocando es esa evanescencia contemporánea, “el individuo”, aquí milagrosamente uno solo, que comparece hiper-real, hecho de todas las piedras rodadas y de todas las narraciones fundadoras. En Cielo 1/2 el que escribe convoca sus letras y las hace danzar hasta definirse: esto es como aquello, aquellos fuimos yo, este que soy no tiene otro poder que el de haber superado, en este artefacto, el caos que hace que cada rostro sea, en el fondo, igual a todos. Se logra algo aquí. Se precisaba el coraje minucioso de lograr una máscara propia, a fuerza de confrontar el sol, las letras, cosas que arden, teniendo en mente la inalcanzable unidad. Una máscara volcánica, como dice el autor, en donde afloran a espumarajos de palabras las joyas pedregosas de un arjé global que se reclama, sin embargo, como cosa personal.

Aldo Mazzucchelli

Share This